.
.

ESTATURA DE SANCHO EL FUERTE DE NAVARRA

Sancho el Fuerte - Estatua de TudelaEl rey Sancho el Fuerte fue uno de los protagonistas de la crucial batalla de las Navas de Tolosa, donde una coalición de reyes cristianos, entre los que estaba el rey navarro, acabó con las tropas sarracenas en los campos de Jaén, en el año 1212. Las Navas de Tolosa es una de las batallas más importantes de la Reconquista.
     
Una de las curiosidades que rodean a Sancho el Fuerte es su inusual envergadura. En muchos estudios históricos se le da una altura que alcanza los 2,20 metros. Estatura impresionante que muchos no llegan a creer.

El cálculo científico de la altura del rey Sancho el Fuerte fue estudiado por primera ver por Luis del Campo, médico forense e historiador. El obtuvo la altura tras analizar las medidas del fémur del rey Sancho el Fuerte que fueron constatadas en el siglo XVII por el subprior Huarte, uno de los canónigos de la Colegiata de Roncesvalles. Con los datos facilitados por Huarte, Luis del Campo dio tres medidas para el fémur del rey teniendo en consideración las tres maneras posibles de medir la longitud de un fémur. Estas medidas son:

60,851 cm.
62,283 cm
63,024 cm.
   
Es decir. El fémur del rey medía entre 60,851 cm. y 63,024 m.
    
Sobre estas medidas Luis del Campo calculó una altura máxima que podía alcanzar los 2,319 m. y una altura mínima de 2,227 m. (bajar estudio de Luis del Campo en este link). De la altura propuesta por Luis del Campo viene la creencia de la altura tan enorme a la que antes me he referido: 2,20 cm. Esta altura es la propuesta por la mayoría de los que se han ocupado del tema con posterioridad. El problema es que también Luis del Campo, en otro estudio, la biografía que escribió sobre el rey Navarro, usando las tablas antropométricas de otros autores da una altura mínima de 1,95 m. y máxima de 2,22 m. 
     
Ante esta contradicción, que ha llevado a engaño a muchos historiadores, y como es un asunto sumamente curioso, decidí también estudiarlo. Y que mejor manera que aplicar al tamaño del fémur del rey las tablas antropométricas que a día de hoy utilizan en las facultades de biología y antropología de las universidades. Así, utilizo las tablas de Trotter y Gleser. Estas tablas son también usadas habitualmente por los médicos forenses y por la policía científica. Es decir, la clave está en usar tablas de validez contrastada.Tablas de más valor científico hoy que las que en su día uso el forense Luis del Campo. La verdad es que me extraña que esto no se le haya ocurrido a nadie antes. Quizá sea porque los historiadores somos de letras. En fin, vamos a convertirnos por un momento en sagaces investigadores forenses, al estilo de los de la serie de televisión CSI  Sonrisa.

Concretamente, para calcular la altura de un individuo varón de raza caucásica (es decir, de raza blanca) a partir de la longitud de su fémur, la fórmula es la siguiente:


Donde F es la longitud del fémur en centímetros

Por tanto, si aplicamos la fórmula de Trotter y Gleser a los tres valores de longitud del fémur del rey dados por Luis del Campo la talla del rey sancho sería:

- Longitud del fémur: 60,851 cm.----- 2,38*63,024+61,41+3,27 = 206,23 +- 3,27 .
Si aplicamos +-3,27 a 206,23 nos da los siguientes valores: entre 202,96 y 209,5 cm.

- Longitud del fémur: 62,283 cm. ----- 2,38*62,283+61,41+3,27 = 209,64 +- 3,27 .
Si aplicamos +-3,27 a 209,64 nos da los siguientes valores: entre 206,37 y 212,91 cm.

- Longitud del fémur: 63,024 cm. ----- 2,38*63,024+61,41+3,27 = 211,40 +- 3,27 .
Si aplicamos +-3,27 a 211,40 nos da los siguientes valores: entre 208,13 y 214,67 cm.

Conclusión: el rey Sancho el Fuerte tuvo una altura mínima de 202,96 cm. y una altura máxima de 214,67 cm.

Si sacamos la media de estas alturas mínima y máxima tendremos una talla de 208,81 cm. Por tanto, podemos decir que el rey Sancho el Fuerte medía alrededor de los 2,10 metros de altura.

Sancho el Fuerte - Sepulcro de RoncesvallesPor tanto es exagerado decir que el rey Sancho el Fuerte alcanzó los 2,20 metros de altura. Pero también carece de realismo dudar, como en algún lugar he leído, que el rey pudo alcanzar los dos metros de altura, cuando los superaba ampliamente.

La talla del rey es una estatura asombrosa no sólo para la época, sino también para nuestros tiempos, ya que el rey Sancho el Fuerte tenía la envergadura de un pívot de baloncesto. Esta altura le daría una estampa impresionante entre sus contemporáneos y entre los reyes de los otros reinos hispanos con los que compartió la hazaña de Las Navas de Tolosa. No es de extrañar que le llamaran el Fuerte. Seguro que los sarracenos que se enfrentaron a él en los campos de Jaén se asombraron y quedaron intimidados con lo que se les venía encima, un rey gigante que acometía feroz contra ellos ese histórico 16 de julio de 1212…

Más información sobre Sancho el Fuerte en estos enlaces:

- Sancho el Fuerte y el castillo de Tudela.
- Sancho el Fuerte y la catedral de Tudela.
- Sancho el Fuerte y el Palacio de Navarra – Pamplona.
- Vidriera de la Batalla de Las Navas de Tolosa – Roncesvalles.
- Sepulcro de Sancho el Fuerte – Roncesvalles.
- Monumento de la Batalla de las Navas de Tolosa – Jaén
- Museo – Centro de Interpretación de la Batalla de las Navas – Jaén.
- Mapas interpretativos de la Batalla de las Navas de Tolosa

© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com


















CEMENTERIO DE BURGUETE


Burguete es una pequeña localidad del Pirineo navarro. Es uno de los pueblos que atraviesa el Camino de Santiago. En el pueblo llaman la atención sus casas típicas pirenaicas con cubierta cuatro aguas, las casas blasonadas y la plaza presidida por la robusta iglesia donde se llegaron a quemar brujos en tiempos pasados (más información sobre la brujería y Burguete en este enlace).
Desde el año 2014 Burguete tiene otro atractivo que no puede ser pasado de largo por los turistas que visitan la localidad ni por los peregrinos que todos los días atraviesan el pueblo camino de Santiago de Compostela. Es su cementerio. Y es que el cementerio de Burguete fue declarado en el primer concurso de cementerios de España el mejor campo santo de España. El concurso fue convocado por la revista Adiós Cultural en colaboración con la Asociación de Funerarias de España.



El cementerio se encuentra al final del pueblo, en su parte más septentrional junto a la salida de Burguete hacia Roncesvalles. Fue diseñado en por el arquitecto Miguel Gortari Beiner y se construyó en 1964.
Lo primero que llama la atención cuándo entramos en el cementerio en la gran letra A que forma la puerta de entrada. Es el Alfa que representa el comienzo de una nueva vida que es la resurrección tras la muerte.

La gran letra A que forma la puerta de entrada al cementerio de Burguete
En el cementerio destaca poderosamente el contraste entre lo moderno y lo antiguo. Moderno es el revolucionario diseño, donde están prohibidos los panteones que diferencian a unos muertos de otros. Es la igualdad de todos ante la muerte, que al final llega a todos.
Por otra parte ante el concepto novedoso y el diseño arquitectónico moderno del cementerio nos encontramos con el respeto al pasado en el uso de las tradicionales estelas discoideas de origen celta y usadas tradicionalmente en País Vasco y Navarra desde la Edad Media o incluso antes. Aunque en el cementerio se conserva alguna estela antigua la mayor parte son modernas.

Estela funeraria en el cementerio de Burguete
Otro detalle suma belleza e importancia a este sencillo y singular cementerio es su ubicación. Se abre al cielo, a la bóveda celeste y a las montañas cercanas a Burguete. Esta relación del cementerio de Burguete con la naturaleza crea una sensación de sosiego y tranquilidad, trasunto de la paz que se debe a los muertos. También tiene cierto simbolismo el aspecto ovalado del camposanto que se corresponde con la esfericidad de la bóveda celeste, creando de alguna manera una comunicación simbólica entre la tierra, dónde se encuentran las tumbas, y el cielo, símbolo de la vida feliz y eterna en el más allá donde han de ir las almas de los finados.

El cementerio de Burguete está integrado en la naturaleza
Una sencilla cruz preside el cementerio creando un foco principal de atención que cristianiza el lugar identificando el cementerio como un cementerio católico.

Cruz del cementerio de Burguete
En definitiva, la cementerio de Burguete es una original muestra de arquitectura contemporánea donde se han utilizado muy acertadamente elementos simbólicos que crean un espacio perfectamente integrado en el paisaje. Desde el año 2014 que fue declarado ganador del primer concurso de cementerios estatal es lugar de visita obligada para cualquiera que se acerque a estas hermosas montañas del Pirineo navarro.
Y si nos acercamos a ver el cementerio como no vamos a conocer este pueblo pirenaico. En este vídeo tienes un adelanto de lo que te vas a encontrar en Burguete.



© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

SIKKA INGENTIUM Exposición de Daniel Canogar en el Museo Universidad de Navarra


La última vez que visité el Museo de la Universidad de Navarra me sorprendió muy gratamente la videoinstalación del madrileño Daniel Canogar (no confundir con Rafael Canogar). La videoinstalación se titula Sikka Ingentium. El nombre viene de los sikka, monedas de oro que en la antigua Babilonia se usaban cosidas a la ropa como decoración y símbolo de estatus social. Este adorno de valiosas monedas de oro evolucionó hasta convertirse hoy en las conocidas lentejuelas.



Sikka ingentium es de esas exposiciones que sabes que no se te van a olvidar. Daniel Canogar ha utilizado 2.400 DVDs usados para crear una original pantalla que a su vez se convierte en arte. Así, los DVDs se convierten en modernos sikka, sustituyendo el valor del oro en un valor más inmaterial y espiritual. 

Uno de los mensajes de la videoinstalación de Daniel Canogar es la importancia del reciclaje, esa capacidad de reaprovechar aquello a lo que no damos ya valor para convertirlo en algo nuevo, algo de más valor incluso del que originalmente tenía. Gracias a su capacidad artística Canogar ha creado algo totalmente nuevo. 
Los 2400 DVDs se convierten a la vez en una enorme pantalla que se divide a su vez en pequeñas pantallas individuales. Aquí se reflejan proyecciones que llenan de extraña luminosidad la sala al tiempo que se crean efectos de color y movimiento sorprendentes. Daniel Canogar crea en una de las salas del Museo de Navarra un mundo nuevo. Un mundo a la vez mágico y fantasmagórico. Cuando entramos en la oscuridad de la sala y escuchamos esa mezcla de música y sonidos de películas junto con la explosión de colores y luces que reflejan los brillantes DVDs podemos llegar a olvidarnos de dónde estamos debido al gran contraste entre el exterior y el interior de la sala. Son dos ambientes absolutamente distintos. La claridad y la tranquilidad de los pasillos exteriores no hacen prever el bombardeo de estímulos lumínicos y sonoros que recibe el visitante de la videoinstalación. Además la proyección sobre la gran pantalla creada por los DVDs varía de manera casi infinita. Unas veces la luz se extiende desde un primer CD hacia todos los demás igual que se extienden las ondas de agua en una charca cuando tiramos una piedra. Otras veces es como si un fuego avanzará desde las líneas más bajas de la pantalla de DVDs hacia la parte superior. Unas veces el panel se ilumina lentamente. Otras veces es como si una tormenta de luz si hubiera desatado de repente sobre la pared. Frente al muro de DVDs en la pared de enfrente se reflejan las luces completando este espacio tridimensional que se convierte en puro arte.

La belleza me los colores proyectados y como se extienden sobre el muro plateado de los DVDs hace recordar a un arcoiris. Efectivamente es como si un arcoiris hubiera encontrado su casa en el Museo del Universidad de Navarra a la espera del momento en que decida volver a embellecer con sus colores el cielo.
Caras proyectadas sobre los DVDs
Pero la videoinstalación de Canogar tiene muchas más lecturas. Por ejemplo, cada DVD parece guardar memoria de las películas que mostraron a sus antiguos dueños. Si nos acercamos al panel podremos ver caras de actores y actrices y escenas de películas antiguas. Los sikka evocaban la luz de lo divino. Igualmente las superficies brillantes de los DVDs también evocan el glamour de Hollywood. Al mismo tiempo, esas caras que ahora pasan casi desapercibidas entre las miles de caras que se proyectan simultáneamente en cientos DVDs no dejan de tener algo de inquietante y fantasmagórico y recuerdan a todos esos actores que fueron devorados por la industria cinematográfica y que tras tiempos de éxito pasaron al olvido.

Museo Universidad de Navarra

Cartel de la exposición
En definitiva la videoinstalación de Daniel Canogar en el Museo Universidad de Navarra me parece una de las mejores instalaciones que he visto, un verdadero espectáculo visual y sonoro sacado de la basura, del reciclado de DVDs que ya se daban por inservibles.
Cada vez se utilizan menos los DVDs, pero todavía tenemos muchos a nuestro alrededor. La próxima vez que introduzcamos algún DVD en el lector para ver una película es muy probable que nos acordemos de los 2.400 que Daniel Canogar convirtió en arte y en una experiencia muy especial.

En el siguiente vídeo del Museo Universidad de Navarra el artista Daniel Canogar habla de esta obra. No te lo pierdas.




ORCOYEN - ORKOIEN Ruta monumental

Panorámica de la Iglesia de San Miguel

Orcoyen (Orkoien en euskera) es una localidad de algo más de 3.600 habitantes que se encuentra junto a Pamplona. Enclavada en pleno cinturón industrial, está entre varios polígonos y muy cerca de la factoría Volkswagen, la fábrica más importante de Navarra. Al mismo tiempo su cercanía Pamplona hace que muchos de los habitantes de Orcoyen trabajen en la capital. Su condición de localidad industrial y ciudad dormitorio de Pamplona podría hacer pensar que poco tiene que ver. Pero Orkoien también ofrece varios monumentos que hacen la visita muy recomendable.



En el siguiente enlace tienes un mapa de los puntos de interés que se detallan en este artículo. El mapa puede servirte en tu visita a Orkoien.

- Mapa de monumentos de Orcoyen.
Aunque son las construcciones nuevas las que predominan en Orcoyen, todavía se conserva una parte del núcleo antiguo de la localidad. Para visitarlo tendremos que ir hacia la zona más occidental de la localidad. Allí en lo más alto del caserío y de la zona antigua se encuentra el monumento principal de Orcoyen: la iglesia de San Miguel.
Iglesia de San Miguel de Orkoien
Es una iglesia gótica levantada en el siglo XIII sobre una anterior iglesia románica. Se cree que anteriormente hubo aquí una fortaleza o una torre de vigilancia que aprovechaba las condiciones estratégicas y de visibilidad del lugar. Todavía el exterior de la iglesia, de robusta fábrica y con una alta y vistosa torre campanario puede hacernos recordar el uso militar del cerro. La Iglesia no tiene horario de visitas, por lo que es conveniente para verla por dentro acudir en domingo poco antes de la misa de 11. 
Retablo de la iglesia de San Miguel
Las bóvedas de crucería de la iglesia son fruto de una reforma en el siglo XVI. Pero lo más interesante es su retablo renacentista dedicado a San Miguel. Es curiosa la imagen de San Miguel. Generalmente se le representa o bien como vencedor de los demonios o bien pesando las almas de los resucitados. En ela imagen de San Miguel de la iglesia de Orkoien se mezclan las dos interpretaciones. Además de vencer a un horroroso diablo que se retuerce bajo los pies del arcángel, podemos ver también como lleva la balanza en una mano.
Otros dos retablos adornan las capillas laterales. En la de la izquierda también podemos ver una pila bautismal y un interesante crucificado.
Desde la Iglesia de San Miguel tenemos a unas de las mejores panorámicas de Orcoyen. Podremos ver como se ha multiplicado la superficie de la localidad a lo largo del tiempo. De hecho la población de Oroyen se ha duplicado en los últimos 15 años. También, detrás de la iglesia, se ha habilitado un mirador con una mesa interpretativa que informa del paisaje se ve. Desgraciadamente los árboles alrededor del mirador han crecido tapando buena parte de las vistas, por lo que sería conveniente que se podaran para volver a dar al mirador su panorámica (nota de mayo de 2017, si esto se corrigiera estaría bien que se ponga en los comentarios). Las vistas desde el cerro de la iglesia de San Miguel hacen entender muy bien la situación estratégica de este cerro que domina gran parte de la Cuenca de Pamplona.
Tras visitar la iglesia daremos una vuelta por las calles de alrededor donde veremos algunos caserones que recuerdan que estamos en la parte más antigua de Orkoien.
Un poco alejado de la parte antigua, enfrente del colegio San Miguel y cerca de la carretera encontramos otro de los monumentos principales de Orcoyen: el crucero de la Cruz Blanca. Desde el crucero también tenemos otra de las mejores vistas de la localidad.
Crucero de Orcoyen
Nos acercaremos a la zona más moderna de Orcoyen, donde tendremos que destacar el Centro Cívico que es un moderno espacio multiusos de actividades culturales que está rodeado de una gran zona verde. Otra plaza interesante y muy amplia es la plaza del frontón.
Centro cívico de Orkoien
No podemos dejar también de visitar la plaza Iturgain, moderna y espaciosa plaza porticada que hoy es el centro neurálgico de la localidad. Ahí está el Ayuntamiento.
Plaza Iturgain
Ayuntamiento de Orcoyen
Por último, ya en las afueras del pueblo ,encontramos un pequeño puente medieval que salva el río Juslapeña. Al puente tenemos que llegar desde la zona antigua cruzando la Ronda Oeste de Pamplona.

© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

EL SANTUARIO DE SAN PABLO Y SANTA FELICIA Labiano

Santuario de San Pablo y Santa Felicia
La basílica de San Pablo y Santa Felicia es el santuario más importante del valle de Aranguren y lleva suscitando desde hace siglos la devoción de los vecinos no sólo del valle, sino de muchos pueblos de la Cuenca de Pamplona.

- Localización del santuario de San Pablo y Santa Felicia

Aquí reposan los restos de Santa Felicia, que fueron traídos desde el lugar de su muerte, en Amocáin, en los lomos de una mula. En estos enlaces tienes la historia del asesinato de la santa por su hermano y del curioso traslado del cadavér de Felicia:
En el lugar donde la tradición dice que cayó la mula que llevaba el cuerpo sin vida de santa Felicia hay un conjuradero con un techado y varios bancos de piedra. En el suelo podemos ver dos lápidas de piedra Esta lápidas aparecieron cuando se realizaron obras en el lugar para mejor adecuar el entorno del santuario. Son tumbas medievales que la tradición atribuye a los señores de Amocáin, Felicia fue sirvienta de los señores de Amocáin. Estos dejaron sus tierras y sus riquezas para servir a la santa después de muerta cuidando del santuario.
El consuradero donde cayó la mula y la basílica de la santa al fondo
Junto al conjuradero que hace las veces pequeño refugio se levanta la ermita-basílica dónde está enterrada Santa Felicia. Frente a la ermita hay un pequeño y agradable jardín con una fuente poblado de hermosos árboles, alguno de gran porte. Muchos llamaban a este jardín “el hierbín de la santa".
El "hierbínde la santa"
Gracias a la amabilidad de Javier, vecino de Labiano, pude visitar el interior de la ermita. La antigua ermita medieval dedicada a San Pablo que existía cuando el cuerpo de la santa llegó aquí fue destruida por un incendio. La iglesia actual fue reedificada en 1753 en tiempos del Barroco. En los años 80 y 90 del siglo XX la iglesia fue de nuevo restaurada, tomando el aspecto que ofrece a día de hoy. Las dimensiones son más propias de una ermita o una pequeña iglesia que lo que actualmente entendemos por una basílica. Mide 20 m. de largo por 7,45 metros de anchura. En el crucero alcanza los 12,4 metros. Pero es basílica por su importancia como santuario que llevó al Papa León XIII a declarar a este pequeño templo basílica en 1899. El interior es sencillo pero probablemente en esta sencillez radica su belleza.
Interior del santuario de San Pablo y Santa Felicia
Exvoto de niño en el santuario
Aparte de un crucificado y un cuadro de San Francisco Javier nos llamarán la atención los cuadros de niños que son exvotos de agradecimiento por curaciones milagrosas. A Santa Felicia se le atribuyen muchos hechos milagrosos, por lo que los exvotos, hoy muchos guardados fuera de la vista, era muy abundantes.
En el brazo derecho del crucero vemos un ataúd vacío. Era el ataúd en el que se transportaba el cuerpo de Santa Felicia a otros pueblos del valle cuando era necesaria su intercesión para evitar las sequías, los daños del granizo, lluvias torrenciales, plagas o enfermedades. Es curioso, como en algunas partes del ataúd se puede apreciar que se han sacado astillas por los fieles que arrancaban estos trocitos de madera a modo de reliquias.
Ataúd de Santa Felicia
Actualmente ya no se saca el cuerpo de la santa a los pueblos, pero la devoción sigue siendo fuerte hacia este santuario. Y hacia Santa Felicia. Prueba de ello son las romerías que los pueblos del Valle de Aranguren realizan todos los años al santuario. Hace años hasta aquí también peregrinaban las parroquias del Valle de Egües y las del Valle de Unciti. Todavía hoy se procesiona la reliquia del brazo de Santa Felicia que posteriormente queda expuesta en la basílica para que los feligreses la besen. Hace años se aprovechaban estas fiestas para bendecir los campos.
Reliquia del brazo de Santa Felicia
En el retablo barroco presidido por una pintura de san Pablo cayendo del caballo, se encuentra el cadáver de Santa Felicia. Unas pequeñas puertas correderas dejan ver el cuerpo de la santa del que se puede apreciar perfectamente la calavera. Los días de romería muchos feligreses frotan telas y paños en la urna de cristal donde se encuentra la santa. Hay la creencia popular que tales telas alivian los dolores aplicados sobre las zonas donde sufran dolores.
La urna con el cuerpo de Santa Felicia
En la pared vemos un cuadro donde se explica la leyenda de Santa Felicia y San Guillermo. Allí vemos a Guillermo presto a asestar la puñalada mortal a su hermana. Un asesinato que ha pasado a convertirse en una de las leyendas más bonitas y conocidas de Navarra. De hecho en el pueblo de Obanos se celebra la representación de esta leyenda. Obanos de alguna manera es pueblo hermanado con Labiano ya que allí se encuentra la reliquia de la cabeza de San Guillermo el hermano y asesino de Felicia.
Cuadro con la leyenda de San Guillermo y SAnta Felicia
Al acabar la visita hay que sentarse en el encantador jardín (“el hierbín”) que se encuentra frente a la ermita. Mientras la brisa mece las hojas creando un arrullador sonido es fácil sentir que este pequeño rincón del Valle de Aranguren se ha convertido en un lugar lleno de espiritualidad, donde la tragedia de una muerte contrasta con la paz conseguida por Felicia, la joven que pasó a ser eterna en la leyenda y en el recuerdo de los feligreses que aprecian esta historia de humildad y de desprendimiento que la llevo al martirio.
Azulejo en la entrada del santuario
Quizás por eso Felicia merece que se la considere reina, tal como reza en el azulejo que hay a la entrada de la basílica. No fue reina en este mundo, pero si que lo ha sido en el más allá. Cambió su nobleza de cuna terrenal por un reino sin fronteras: el corazón de todos aquellos que se acercan a verla en este rinconcito del Valle de Aranguren.

Bibliografía:
Jesús Equiza: "Labiano. Santuario de S. Pablo y Sta. Felicia. Historia y actualidad". 2001. Editorial Nueva Utopia. Madrid.

© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

LA LEYENDA DE SANTA FELICIA

Imagen de Santa Felicia en Labiano
Santa Felicia es la protagonista de una de las leyendas más conocidas del Camino de Santiago y de Navarra. Santa Felicia era hija de los poderosos duques de Aquitania, aunque otras versiones de la leyenda dicen que era hija de los reyes de Francia. Ella y su hermano Guillermo sintieron la llamada del Camino de Santiago. Tras haber completado la peregrinación, Felicia, inundada de la espiritualidad de la Ruta Jacobea decidió no volver a su casa en Francia. Eligió prescindir de las riquezas y de los bienes terrenales para entregarse a una vida humilde dedicada a la caridad y a aliviar las penurias de los pobres y necesitados. Su hermano Guillermo incapaz de convencer a su hermana de que su lugar estaba en Francia entre lo más selecto de la nobleza, volvió a su tierra. Allí Guillermo sólo encontró los reproches de sus padres, los duques, que le afearon el que no pudiera haber impuesto su voluntad a Felicia y la hubiera dejado atrás. Guillermo volvió de nuevo a buscarla para que retornara a las ocupaciones propias de su condición de noble. Además sus padres, los duques, ya estaban buscando para su hermana un buen matrimonio que les emparentara con alguna otra familia de alta cuna.
Cuando Guillermo encontró a su hermana se asombró de que estuviera de sirvienta de los señores de Amocáin, en el valle de Egües. Dedicaba su vida a hacer el bien entre los necesitados y se quitaba su propia comida para dársela a los pobres. Era muy querida en el valle dada su bondad y su vida ejemplar. Guillermo intentó convencerla para que volviera a la casa natal, pero la determinación de Felicia por seguir los caminos de la virtud era superior a cualquier ansia de poder, de alto escalafón o de riquezas. Guillermo ante la imposibilidad de convencer a su hermana de que volviera junto a sus padres entró en cólera. La ira le poseyó y sacando su cuchillo asesinó a su propia hermana.
Asesinato de Felicia por su hermano Guillermo
Guillermo, desolado ante la atrocidad cometida, se retiró como ermitaño cerca del pueblo de Obanos. Presa del arrepentimiento y de la culpa también abandonó la vida de noble y se convirtió con el tiempo en un hombre santo.
Cabeza de San Guillermo en Obanos
Esta dramática historia de los hermanos Felicia y Guillermo (también llamado Guillén en otras versiones de la leyenda) es representada por los vecinos del pueblo de Obanos, lugar donde se conserva la reliquia de la cabeza de San Guillermo. Allí recrean esta leyenda de la que nos sabemos cuanto tiene de histórico ni cierto, pero que se ha convertido en una de las leyendas más conocidas de Navarra y del Camino de Santiago. Como Labiano no queda hoy en el Camino de Santiago, los peregrinos no se acercan al santuario. Una pena, ya que Santa Felicia representa en gran parte el significado más profundo de la Ruta Jacobea. La joven Felicia cambió su vida material por una vida espiritual más pobre pero más feliz y dedicada a los demás. Felicia representa esa "chispa" interior que se enciende en muchos peregrinos que hacen el Camino de Santiago.
La muerte de Felicia no hizo más que aumentar su fama de santa. Y su cuerpo ha sido venerado hasta hoy en el santuario de San Pablo y Santa Felicia en Labiano, pequeño pueblo del Valle de Aranguren donde fueron a parar sus restos.


Basílica de San Pablo y Santa Felicia
Pero el traslado del cuerpo de Santa Felicia a Labiano es otra insólita historia que merece su propio artículo cuyo enlace tienes a continuación:
- El traslado del cuerpo de Santa Felicia a Labiano.

Y para conocer más sobre el santuario aquí tienes un enlace que seguro que te será muy útil si decides visitarlo:

- Santuario de San Pablo y Santa Felicia
© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

EL TRASLADO DEL CUERPO DE SANTA FELICIA A LABIANO


En Labiano, pequeño pueblo de la Cuenca de Pamplona en el Valle de Aranguren, hay un sitio muy especial. En el barrio de Villavacoiz, a 150 metros de la iglesia parroquial encontramos un pequeño remanso de paz donde la leyenda y la espiritualidad están muy presentes. Es la Basílica de San Pablo y Santa Felicia. El nombre puede resultar engañoso. Cuando hablamos de una basílica pensamos en un templo de grandes proporciones. En este caso nada más lejos de la realidad. La Basílica de San Pablo y Santa Felicia esta más cerca de las dimensiones de una ermita que de un gran templo.
Curiosamente es Santa Felicia quien le quita protagonismo en este lugar a San Pablo, el gran apóstol. Y eso se debe a que lo que hace especial a este santuario es que aquí se encuentra el cuerpo de la santa mártir que fue asesinada por su propio hermano.

Reliquia del cadáver de Santa Felicia
Santa Felicia fue asesinada por su hermano Guillermo en Amocáin, donde era sirvienta de los señores del lugar. Para conocer como llegó a este triste fin Felicia puedes consultar este enlace.
En Amocáin, donde ya empezaba a tener fama de santa, Felicia fue enterrada en la iglesia. Un día la señora de Amocían, al ir a rezar vio que de la tumba de la que fue su criada salía un clavel sumamente hermoso. Ante tan extraño suceso se hizo abrir la tumba y la sorpresa y la admiración fue mayúscula cuando vieron que el clavel nacía de la misma herida que el cuchillo de Guillermo había abierto en el cuerpo de la joven y que había acabado con su vida. Ante semejante suceso, pensando que sólo podía ser un milagro, colocaron el cadáver de Felicia en un arca de piedra, para mayor lustre de la que ya tomaban por santa. Desde entonces el nuevo sepulcro de Felicia no dejó de atraer a fieles que venían a mostrar su veneración.
Pero un día el arca de piedra desapareció de la iglesia y fue encontrado en medio del campo. A pesar de los esfuerzos de varios mozos por devolver el arca a la iglesia, el sepulcro había adquirido de manera sobrenatural un peso extraordinario, con lo que no pudieron moverlo. Ante este hecho milagroso fueron a pedir consejo al cura del lugar. El cura dijo que una revelación divina le había indicado que el ataúd había que colocarlo sobre una mula y que el cuerpo de la santa debía reposar allá donde parara.
Así se hizo. El ataúd con el cuerpo de la santa se pudo subir sin problemas a los lomos de una mula, habiéndose vuelto de repente ligero. La expectación de los vecinos del valle era máxima. Seguían a la mula que había empezado un tranquilo caminar sin necesidad de ser guíada. Todos esperaban que parara en su pueblo, para así tener a la santa-martir cerca. La mula finalmente paró y cayó en el suelo tranquilamente al lado de la ermita de San Pablo en Labiano. Hoy en el lugar se levanta un pequeño refugio o conjuradero. Un azulejo recuerda el suceso: "Aquí cayó al mula",


El lugar donde cayó la mula con el cadáver de Santa Felicia
Por eso el cadáver de la santa reposa en esa pequeña ermita que recibe el nombre de Basílica de San Pablo y de la reina Santa Felicia. Tal es la devoción que convocaba el santuario que el Papa León XIII en 1899 dio el rango de basílica al pequeño templo.

Curiosamente no es el único caso en que una mula marca el lugar de enterramiento de un santo en Navarra. También es el caso de San Gregorio Ostiense. Pero esa es otra historia.

Para conocer más sobre el santuario aquí tienes un enlace que seguro que te será muy útil si decides visitarlo:

- Santuario de San Pablo y Santa Felicia

CASTILLO DE GARAÑO


El Castillo de Garaño es uno de los castillos más antiguos del reino de Navarra. Se encuentra a 15 km de Pamplona en el valle de Ollo y cerca del pueblo de Egillor.

- Localización y ruta al Castillo de Garaño



Visitar el Castillo de Garaño es recordar momentos importantes y conflictivos de la historia de Navarra. Ya en la antigüedad la fortaleza estaba cerca de la calzada romana que unía Burdeos con Astorga. La situación del castillo de Garaño es muy importante para el control del territorio. Controla el valle del río Arakil y también el estratégico paso de Oskia. El paso de Oskia es una de las entradas por el noroeste a la Cuenca de Pamplona. Da acceso por tanto a la capital del viejo reino.
Esta ventaja estratégica que ofrece el redondeado y prominente cerro testigo donde se alza el Castillo de Garaño ha hecho que en todo tiempo haya sido posición deseada por cualquiera que quisiera dominar la Cuenca de Pamplona.
Castillo de Garaño. Muralla y torre.

El castillo se alza en el cerro Gaztelu, Gaztelu significa castillo en euskera. El monte Gaztelu alcanza los 591 metros de altura. Su posición solitaria y preeminente sobre su entorno inmediato hace que desde el castillo se tenga una amplia panorámica y control visual del Valle de Ollo. El castillo llegó a ser la cabeza administrativa del Valle de Garaño que era la parte más oriental del actual Valle de Ollo.
Cerro testigo donde se encuentra el castillo de Garaño

La primera ocupación de este cerro se remonta a la Edad del Bronce y la Edad del Hierro, como acreditan las cerámicas que se han encontrado en su cima y laderas. Seguramente en el cerro existió un castro (poblado fortificado en altura) hace más de 2000 años tal como refiere el profesor Javier Armendáriz Martija en su obra “De aldeas a ciudades. El poblamiento durante el primer milenio a.C. en Navarra”. Hoy no queda nada de las estructuras de este castro protohistórico. Con toda probabilidad se aprovechó la piedra de los muros del castro para la construcción del castillo medieval.
Se cree que este castillo ya era importante en tiempos de la invasión musulmana. Hay quien piensa que sería la fortaleza de Sajrat Qais tomada por los musulmanes del califa Abderramán. Posteriormente en la guerra de la Navarrería en 1276 el castillo fue asediado y tomado por las tropas afines a Francia tal como comenta Guillermo Anelier en su obra “La Guerra de la Navarrería”.
Los momentos históricos del Castillo de Garaño se suceden. Tras musulmanes y franceses fueron los castellanos los que sumaron cicatrices a los recios muros del castillo. El castillo fue asediado y en gran parte destruido en el año 1378, en una de las guerras de Navarra contra Castillla.
En la conquista de Navarra por Castilla de 1512 las tropas del Duque de Alba se hicieron con el castillo. Pocos años después los soldados de Juan de Albret, el rey navarro destronado por los castellanos, volvieron a tomar el Castillo de Garaño como lugar de apoyo en el asedio de Pamplona que luego resultó fracasado.
El fin del Castillo de Garaño estaba cerca. Parece que fue una de las fortalezas que se mandaron demoler por Castilla para mejorar el control del reino de Navarra.
Muralla del Castillo de Garaño

No sólo fue el hombre el que con sus guerras atacó al Castillo de Garaño. En 1347 el viento destrozó la cubierta de la torre principal. En 1369 unas fuertes lluvias provocaron un deslizamiento e tierra que arrastró parte de la muralla inferior y acabó con la vida de un vecino del pueblo. Tras el viento y el agua fue un rayo, en 1390 el que quemó la torre principal y otro rayo en 1405 destruyó una de las cubiertas.
El tiempo hizo el resto. Poco a poco, tras la destrucción y abandono del castillo, fue la vegetación la que acabó de ocultar las pocas estructuras del castillo que quedaban a la vista. Y la falta de interés por el pasado del hombre terminó relegando al castillo al olvido.
Pero la suerte del Castillo de Garaño iba a cambiar. En 1996 comenzaron las excavaciones arqueológicas en el castillo. Estas excavaciones y sobre todo el amor a la conservación del patrimonio histórico de muchos voluntarios y vecinos del valle han conseguido sacar a la luz los restos del doble recinto amurallado que rodeaba una torre central. Esta torre principal, hoy recrecida con la restauración, es el resto más antiguo del castillo. En su origen el Castillo de Garaño debió ser un atalaya de vigilancia. Posteriormente se fortificó con un doble recinto amurallado situándose las dependencias y casas entre estos dos recintos defensivos.
Torre principal del Castillo de Garaño
Hoy gracias a la excavación arqueológica y a la consolidación de los restos encontrados, podemos disfrutar de este castillo antiguo. Sus muros sufrieron muchos ataques a lo largo de la historia. Pero ha sido la dejación del hombre moderno lo que lo llevó a la ruina. Afortunadamente esto se ha corregido e incluso se ha señalizado desde el pueblo de Eguillor un corto recorrido senderista de 1.9 km. que facilita la visita al Castillo. Además de postes indicativos se ha construido en la zona más escarpada de acceso al castillo una escalera con barandilla que facilita mucho el acceso a la cima del cerro y la visita de los restos del castillo medieval. En la parte de arriba de este artículo tienes el enlace a la ruta.
Indicación a la ruta del Castillo de Garaño

Además de los restos de la torre principal y de las murallas de la anciana fortaleza disfrutaremos de una hermosa panorámica del entorno, Destaca el paso de Oskia, esa puerta de entrada a la Cuenca de Pamplona. Al paso de Oskia debieron mirar a menudo con desconfianza los vigías de la fortaleza ante los enemigos que por allí se acercaran a amenazar Pamplona. Quizás también desde la altura del monte Gaztelu, rodeados de estos muros del Castillo de Garaño que fueron tan castigados, podemos imaginarnos los asedios, las luchas, los gritos, el miedo y la valentía de los que defendieron o atacaron esta fortaleza.

Lo que ha llegado hoy hasta nosotros no es un imponente castillo. Pero estas ruinas, hoy cuidadas y puestas en valor, son pura historia de Navarra.
Bibliografía:
- Sociedad Elkartea: "Garaño" 2007
- Armendáriz Martija, Javier: “De aldeas a ciudades. El poblamiento durante el primer milenio a.C. en Navarra”

© Julio Asunción

ASPE Recorrido monumental 1/2


Aspe es una población alicantina de la comarca del Medio Vinalopó que se encuentra a tan sólo 22 kilómetros de Alicante. Aspe ofrece un interesante recorrido que nos puede llevar dos o tres horas de duración donde visitaremos jardines, veremos un interesante museo, disfrutaremos de monumentos de diferentes épocas, recorreremos un barrio estrechas callejas heredadas de tiempos musulmanes y también visitaremos un bonito paraje donde tendremos una gran panorámica de la ciudad. Una excelente y entretenida manera de pasar una mañana o una tarde.

- Mapa y soporte gps del recorrido monumental por Aspe



Podemos dejar el coche junto al parque Cronista Juan Pedro Asencio, dedicado a un gran historiador y amante de Aspe. El parque es uno de los más modernos de la ciudad. Aquí no encontraremos ningún problema para dejar el coche. Además no es zona azul.
Desde aquí nos dirigiremos hacia el centro de Aspe que está a tan solo cinco minutos andando. El primer punto de interés es el parque Doctor Calatayud, el más antiguo en la ciudad. Se encuentra junto al Mercado Municipal. En el parque destacan los bellos ejemplares de palmera canaria y su bonita fuente central.
Fuente del Parque Doctor Calatayud

El mercado llama la atención por su curiosa arquitectura neomudéjar.
Mercado de Aspe

Ayuntamiento
La siguiente parada es en la Plaza Mayor, centro urbano e histórico de Aspe. Esta plaza es el corazón de la ciudad. Allí se encuentra el Ayuntamiento, edificio antiguo sobre arcadas al que se ha adosado un nuevo edificio para ampliar las instalaciones municipales.
Basílica de la Virgen del Socorro 
En la Plaza Mayor también está el monumento principal de Aspe: la Basílica de Nuestra Señora del Socorro. La portada de la iglesia crea un hermoso contraste con la poderosa mole de la construcción pétrea de la gran iglesia. A la simplicidad de los muros lisos de la iglesia se opone la complicada y lujosa decoración de la portada que está coronada por uno de las trabajos escultóricos mejores del barroco de Alicante: una imagen de Nuestra Señora del Socorro que está atribuida a Nicolás de Bussi, aunque también hay quien cree que pueda ser obra de uno de sus discípulos.

En el interior de la iglesia destaca el retablo del altar mayor también presidido por una gran estatua de la Virgen del Socorro. Junto a la iglesia hemos de visitar la capilla de la comunión, más antigua todavía que la iglesia y parece ser que es parte de la primera iglesia de la localidad.
También en la plaza se encuentra el Casino, uno de los edificios con más sabor modernista de Aspe.
Lo siguiente que haremos es internarnos en el pequeño laberinto de callejuelas que se encuentran cerca de la iglesia y que son herencia del antiguo pasado musulmán de la ciudad de Aspe. En una de estas callejuelas se encuentra la oficina de turismo por si necesitamos algún tipo de información para mejor organizar nuestra visita. Todavía nos queda mucho que ver en Aspe.

- Continuación: Aspe. Recorrido monumental 2/2

Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.